La camisa blanca: un clásico atemporal